La Bioenergética:

Cuando trabajamos desde el cuerpo con la Bioenergética, los ejercicios van ayudándonos a abrir espacio, profundizar la respiración, enraizar, a conectar con el presente, y soltar tensiones que ya no necesitamos.

Es un trabajo terapéutico porque nos permite actualizarnos, soltando el pasado y reconociéndonos en lo que nos habita hoy y ahora. Es a la vez un encuentro con nosotros mismos y un viaje de apertura hacia los demás y hacia lo que nos rodea.

Algunos de los beneficios de la Bioenergética son:

  • Soltar tensiones crónicas y sentirnos más cómodos en nuestro cuerpo.
  • Liberar la mente y desarrollar la capacidad de estar más presentes.
  • Disolver apegos al pasado y contar con más energía disponible para ocuparnos del ahora.
  • Aprender a escuchar al cuerpo y a su sabiduría.
  • Recuperar la vitalidad y la alegría de vivir.
  • Aprender a reconocer y expresar emociones de manera armoniosa y articulada.
  • Bajar el nivel de ansiedad. 
  • Aprender a poner límites sanos.
  • Aprender a autosostenernos emocionalmente.
  • Restituir la correcta circulación de la energía biológica del cuerpo y así recuperar o mantener una salud vibrante. 

La Bioenergética como un viaje.

Vivir nos hace doler. Y la respuesta que tenemos ante el dolor es negarlo o querer que desaparezca. Nos contamos que no debería sucedernos, un cuento que no tiene mucho sentido ya que sucede lo que sucede. Entonces el dolor se vuelve sufrimiento. Un dolor negado o reprimido se vuelve sufrimiento. Un cuerpo tenso es un cuerpo que se cierra para no sentir dolor y entonces es un cuerpo que sufre. 

Vivir también nos hace amar, reír y gozar. Un cuerpo tenso también está cerrado a estos sentimientos. En cambio, un cuerpo que pulsa, siente todo. Puede sostener y expresar adecuadamente cada emoción que lo atraviesa. El cuerpo que pulsa se agarra menos de lo que debería haber sido y acompaña mejor lo que es. 

La Bioenergética es un viaje, el de ir experimentando desde el cuerpo que abrir duele menos que cerrar. Porque a lo que nos vamos abriendo es al amor que está más allá de todos los cuentos limitantes que nos contamos.

AUTORA: Manuela Nava (ver acerca de ella en “LA RED“)